La alimentación del cordero varía en función de su edad y del hábitat, aunque lo conveniente para conseguir que la carne sea más tierna es seguir unas determinadas pautas. En el artículo se explica con detalle cómo se alimentan los corderos y las formas que hay de que la carne del animal sea más tierna al paladar.

Alimentación según la edad

Como principio general, cuanto más joven sea el cordero, más tierna es la carne. Esto se debe a que en los ejemplares más jóvenes no ha habido tiempo de ingerir alimentos sólidos. Por este motivo es tan apreciada la carne de lechal, aunque también se consuman de otras edades. Lo que sí sorprende en España es que apenas se consumen ovinos de más de 1 año, exportando esa carne a países árabes.

Ahora bien, sí se pueden modificar algunas pautas para conseguir el efecto deseado en ejemplares de mayor peso y que la carne sea más tierna, aunque es importante tener en cuenta que la capacidad de variar será limitada. Se puede mejorar, pero la materia prima es fundamental.

Cordero lechal

El cordero lechal solo consume leche materna, puesto que es sacrificado antes de cumplir el mes y medio de vida. De esta forma, se consigue que la carne sea muy tierna y suave, siendo muy valorado su consumo en días festivos o comidas especiales. Probar carne de cordero lechal es sinónimo de disfrutar de un producto de calidad, que no suele pesar más de 6 kilos.

La gran ventaja de esta modalidad es que no es necesario añadir nada a la leche materna ni realizar variaciones para conseguir una carne de la mejor calidad. Por lo tanto, si realmente es lechal y para ello existen sellos y controles de la Administración, no habrá problemas.

Cordero recental

El cordero recental es el que más se consume en España, puesto que ha de tener menos de 4 meses. Es una carne tierna, pero con algo más de consistencia y sabor porque ha incorporado, además de la leche, hierba y, en ocasiones, pienso. Normalmente, los ejemplares pesan hasta 15 kilos, motivo por el que se utiliza como carne de consumo diario al horno o a la plancha cuando se trata de chuletas.

Como principio general, para garantizar una buena calidad y ternura en la carne, lo mejor es recurrir siempre que se pueda a los pastos naturales. Si bien es cierto que los piensos aceleran el crecimiento, no se consigue la misma textura si se administran en exceso.

Cordero pascual

El cordero pascual ya tiene una carne más consistente y con un sabor fuerte porque se corresponde a animales de menos de 1 año que ya se alimentan en exclusiva de hierba o piensos compuestos. Su sabor es más fuerte, con un mayor aporte de grasas y se consume en especial para guisos. En cualquier caso, como es una carne sobradamente conocida, el consumidor aprecia su sabor.

Igualmente, si se quiere conseguir que la carne sea más tierna y fácil de cocinar, lo ideal será priorizar el consumo de pastos naturales. De esta forma, se consigue un mejor producto.

La alimentación del cordero es un aspecto fundamental que determinará a medio plazo la calidad de la carne, sobre todo cuando el ejemplar ya está en condiciones de ingerir alimentos sólidos. En Toisón de Oro se comercializa carne de cordero lechal fresca o envasada al vacío y de la máxima calidad que pueden disfrutar particulares y profesionales con garantías. Es bueno consultar, además, la oferta de productos precocinados con que cuenta la compañía porque se facilita el trabajo a los clientes.