El lechazo es uno de los platos estrella de las fiestas navideñas por varios motivos. Principalmente, por su sabor inconfundible. No en vano, la comercialización de esta carne de calidad aumenta año tras año. En el artículo se explican las ventajas de degustarlo en cualquier época del año y de qué manera se puede adquirir envasado al vacío para disfrutarlo durante más tiempo.

Las ventajas de la carne del lechazo

La carne de lechazo destaca por su suavidad y sabor, puesto que está elaborada con corderos lechales de no más de 35 días de vida al ser sacrificados, dando como resultado una carne de color blanco o rosado.

Además, para que sean reconocidos como tales por los organismos reguladores han de ser de razas autóctonas de Castilla y León o de cruces entre estas. La Indicación Geográfica Protegida (IGP) se encarga de realizar controles para numerar los ejemplares y comprobar que no hay fraude en la comercialización de esta carne.

¿Cuál es el secreto de ese sabor inconfundible que traspasa fronteras? Más allá del trabajo para seleccionar los ejemplares, el hecho de que el animal tan solo se haya alimentado de leche materna durante su vida así lo explica. El resultado es que el sabor de la carne es mucho más suave que en un cordero recental o pascual, que ya ha comido pasto. Ese es el motivo por el que se trata de un plato de fiesta en Castilla y León y, bajo otra denominación, en Aragón.

Pero es que, además, comer carne de cordero lechal aporta otros beneficios que no son tan conocidos. Se indican los siguientes como elementos distintivos.

Un producto nutritivo

Uno de los elementos interesantes de la carne de cordero lechal estriba en sus propiedades nutricionales. Cuenta con un aporte moderado de grasavitaminas del grupo Bproteínas y varios minerales.

En consecuencia, constituye un alimento muy completo y, además, al resulta fácil distinguir la grasa se podrá separar para reducir el aporte si se considera oportuno. En los últimos años, el conocimiento de las cualidades de esta carne ha influido positivamente en la extensión del consumo.

Si bien es un producto para el consumo ocasional, en cantidades moderadas es beneficioso para el organismo porque reporta varios nutrientes. Excepto hidratos de carbono, consta de todos los macronutrientes. Por tanto, si se combina con patatas o arroz será un menú equilibrado.

Opciones para cocinar esta carne

Es evidente que la carne de cordero lechal es más sabrosa cuando se asa y son muchos los establecimientos hosteleros que se han especializado en este tipo de elaboración, sobre todo, cuando disponen de horno de leña.

En cualquier caso, también se puede preparar guisado combinado con otros ingredientes o, incluso, a la plancha en chuletas al punto de sal, ideal si la comida va a ser de pocas personas y no hay mucho tiempo.

La gran ventaja es que para conseguir un buen resultado es suficiente con un horno casero, de manera que no es necesaria una gran infraestructura para degustar una carne de cordero de calidad y evolución en la cocción.

La carne de lechazo es una opción interesante si se quiere comer algo especial en cualquier época del año, no solo en Navidad. De hecho, constatar que había un público que demandaba esta carne en cualquier momento ha hecho que algunas empresas comercialicen esta carne bajo nuevos formatos.

En Toison de Oro se ofrece auténtico lechazo de Castilla y León envasado al vacío. De esta forma, tanto los particulares como los negocios de hostelería podrán adquirir este producto en cualquier época del año y disfrutar de él. ¡Contacta con nosotros!