Los platos con cordero lechal despuntan durante la temporada de otoño. Esta es una de las carnes más populares en España y existe una amplia variedad de elaboraciones entre las que aparece. El lechazo o cordero es un animal utilizado desde antaño, incluso en ceremonias religiosas de culturas como la judía o la griega, y aún hoy tiene un gran protagonismo. Si bien en tiempos pasados solo se consumía en primavera, actualmente está disponible a lo largo de todo el año.

El otoño es un buen momento para probar distintas elaboraciones. Guisos, asados o elaboraciones al horno se antojan de lo más apetecibles. El frío está a punto de llegar y el calor de un buen plato siempre es bien recibido en tales circunstancias.

1º. Ragú de lentejas con lechazo y setas

Ingredientes

– 400 gramos de cuello de lechal.

– 150 gramos de setas variadas.

– 300 gramos de lentejas pardinas.

– Una cebolla.

– Dos dientes de ajo.

– Una hoja de laurel.

Elaboración

Como la mayor parte de los cocidos, la elaboración de este plato no es compleja, pero sí requiere controlar a la perfección los tiempos:

 Primero es necesario lavar las lentejas, lo cual se hará la noche anterior. Rallar los tomates va a ser necesario, así como picar la cebolla y los ajos.

– El segundo paso consiste en dorar la carne de cordero en una cazuela con aceite de oliva. Una vez estén doradas las piezas es conveniente reservarlas. A continuación, en la misma cazuela se añadirán los tomates, la cebolla y los ajos picados junto a las setas. La idea es sofreír unos minutos para después incorporar la carne reservada.

– En el tercer paso se agregan las lentejas con agua a la cazuela y se dejan hacer junto al resto de ingredientes durante media hora. El resultado será un plato sabroso y lleno de sabor para disfrutar a lo largo del otoño.

2º. Costillar de cordero lechal al horno

En esta elaboración la clave reside en su presentación, en la que se debe dejar parte del hueso de las costillas al descubierto.

Ingredientes para cuatro personas

– Cuatro costillares de cordero lechal.

– Dos dientes de ajo.

– Cuatro chalotas.

– Aceite de oliva virgen extra.

– Un c/c de pimienta negra.

– Dos c/c de orégano

– Sal.

Elaboración

Al igual que en la anterior propuesta, en este caso también prima la sencillez en la elaboración:

– Mientras el horno se precalienta a 180º C, es momento de pelar los ajos y rallarlos. A estos se les añade el orégano, sal, pimienta y el aceite de oliva virgen extra para realizar el marinado de los costillares.

– Antes de dejarlos reposar con el marinado, hay que eliminar el exceso de grasa y preparar la presentación de los mismos. Para tal fin se debe cortar la carne de los laterales, la parte frontal y la trasera para formar una única pieza en la base de la costilla. Será necesario bridar la carne para que no se suelte en el horno.

– Para hornear las costillas será necesario cubrirlas con papel de aluminio para que no se quemen. Antes de introducirlas se debe untar la carne con el marinado y, a continuación, las piezas serán horneadas durante 70 minutos. El resultado aúna un sabor insuperable y una presentación original.

Nada mejor para el otoño que el lechazo

Los platos con cordero lechal son fáciles de elaborar. Éstas han sido tan solo un par de propuestas de las múltiples existentes. Cabe recordar que la calidad del producto cuenta en cada receta, algo que conocen sobremanera en Toisón de Oro. Somos buenos conocedores del producto y lo distribuimos precocinado a domicilio. De esta manera, no habrá problemas para superar los primeros fríos otoñales.