El lechazo precocinado es una especialidad que permite aprovechar lo mejor de esta carne. Si bien tradicionalmente se compraba este producto fresco, hoy en día hay compañías que ofrecen la posibilidad de comprarlo ya cocinado y listo para calentar. En este artículo se indican las ventajas de este formato sobre otros que se han utilizado tradicionalmente. Finalmente, se hará referencia a la comercialización por parte de Toison de Oro.

Ventajas del lechazo precocinado

Es conveniente romper con el mito de que la carne de lechazo ya cocinada es de inferior calidad a la fresca, porque no es verdad. Afortunadamente, en los últimos años se ha hecho un gran esfuerzo para poder vender carne precocinada sin que, por ello, se tenga que renunciar a un ápice del sabor al que la población está acostumbrada.

Así mismo, y este punto no es menos importante, la carne precocinada sigue una determinada receta, de manera que quien desee un plato sabroso y diferente puede optar por este formato de venta. No se trata solo de tener un buen producto que se conserve y que resulte fácil de preparar sino, también, de que esté bueno porque la receta así lo es. Algunas empresas comercializadoras han entendido que este aspecto resulta esencial.

En este sentido, hay una serie de elementos a destacar que animan a comprar la carne precocinada de lechazo si la empresa es de confianza. Estos son los más importantes, aunque hay más.

​1. Ahorro de tiempo

La principal ventaja de la carne de lechazo precocinada es el ahorro de tiempo, que se consigue de varias formas. En primer lugar, porque, al ya estar preparada, no se tendrán que pasar horas para cocinar al horno y conseguir el punto de cocción justo. En segundo lugar, porque no habrá que limpiar la carne, de manera que tampoco habrá que emplear ese tiempo.

Realmente, cuando no hay tiempo que perder esta es una opción muy interesante. Este es el motivo por el que muchas personas deciden probar el lechazo y, posteriormente, repiten.

2. Producto de calidad

El producto de calidad es una máxima, siempre y cuando se cuente con una empresa especializada que garantice el origen de la carne. Sin una buena materia prima es imposible lograr un buen plato por muy bueno que sea el cocinero.

En este caso concreto, la materia prima se consigue en los pastos de la provincia de Palencia, garantizando, además, la trazabilidad hasta que llega a la mesa del cliente.

3. Simplicidad en la preparación

Para saber preparar un buen lechazo asado hay que encontrar el punto y, a veces, se corre el riesgo de fallar en la ejecución, con el consecuente perjuicio. Si se adquiere la carne precocinada no existe este problema, porque únicamente habrá que programar el tiempo que establezca el microondas.

De esta manera, incluso aquellas personas que tengan menos habilidad en la cocina podrán disfrutar de esta especialidad sin tener que exponerse a un proceso de preparación complicado.

4. Conservación

Las especialidades precocinadas ya están preparadas para conservarse más tiempo y, en condiciones de refrigeración o congelación se pueden guardar hasta que se considere oportuno consumirlas. Como en la sociedad actual las necesidades son tan cambiantes, este es un aspecto que no se debe desdeñar.

El lechazo precocinado es una opción muy interesante y, en los últimos años, su demanda ha crecido en el mercado gourmet que ofrece este tipo de producto de origen castellano. En Toison de Oro se comercializa lechazo, cabrito y otras especialidades preparadas para particulares y profesionales. De esta manera, no habrá que ir a un restaurante o pagar cantidades desorbitadas para degustar un lechazo de calidad.